En 1965 se inauguró el puente que une Punta del Este con La Barra. El puente fue diseñado por Leonel Viera y tiene una forma ondulante. La inversión fue alta y su viabilidad económica era dudosa. Se trata de un proyecto constructivo osado y particular, realizado utilizando el sistema de “banda tensada”.

Gracias a la visión que se tuvo en aquel momento, La Barra se desarrolló y hoy recibe turistas del primer mundo.

En 1998 se adjudicó la construcción de un segundo puente similar al ya existente. En 1999 se encargó un estudio del estado de la estructura del puente original. Las obras de refacción comenzaron en 2005.