316 Views |  Like

STAY COOL.

Por TUSAM. Varias veces te he escrito sobre la sociedad actual que hemos armado entre todos y que lamentablemente la hemos configurado de una manera que al ritmo de nuestras vidas lo ha acelerado drásticamente.

A lo anterior se le ha sumando la tecnología que inunda nuestra cotidianeidad y que hace que estemos hiper conectados, así es que la idea de que todo sea inmediato se instaló de tal manera que nos afecta en todos nuestros pensamientos y conductas. Hasta hace unos años atrás se hablaba que este sistema de sociedad exigía a las personas a que sean eficientes y de forma rápida y eso hacía que la misma persona repita ese sistema en varios aspectos de su vida diaria.

Hoy en día, a este formato se le ha añadido aún más velocidad y lo que se termina esperando es que las cosas ocurran al instante. Algo similar a cuando se hace click en la tecla igual (=), para que el computador o calculadora nos de el resultado de una operación aritmética al mismo momento que estamos haciendo presión sobre ese botón.

Si no se forma una conducta para no ser arrastrado por esta composición, la persona esta condenada a que esta pulsión diaria a que todo lo que se quiere ocurra de forma instantánea, indefectiblemente le va a traer una paranoia en todos los aspectos de la vida. Por ejemplo, los semáforos en rojo parecen que tardan una eternidad, hay sensación de que nadie esta haciendo lo que debe hacer y que todos tardan demasiado tiempo para ejecutar cualquier tarea y las relaciones interpersonales se hacen imposibles de llevar adelante, entre tantas cosas.

Las personas se dejan de escuchar y por ende dejan de escuchar al otro. Hay quienes han sido ganados por la inmediatez de tal forma que llegan a extremos insólitos. Por ejemplo, hoy en día no es raro que las personas se enojen entre si porque una no le ha respondido a la otra un mensaje de whatsapp al instante. Más discusión trae si quien envió el mensaje ve el tilde que indica que la otra persona lo ha visto.

En muchas ocasiones lo primero que viene es el enojo antes de pensar si quien recibió el mensaje esta en una ocupación que sólo le dio el tiempo de leer y no responder de inmediato o simplemente no quiere responder en ese momento. La inmediatez puede llegar a crear una ansiedad tal, que en algunas personas las puede afectar de forma profunda creándole problemas en su vida diaria.

Si en algo de lo que te acabo de describir sientes que te identificas; ESTATE EN CALMA (“STAY COOL” en inglés). Debes dejar de contribuir a este sistema que te eleva la ansiedad innecesariamente. Para esta tarea te recomiendo ejercitar el control sobre tu respiración, medita, tómate aunque sea cinco minutos para dejar lo que estas haciendo, cerrar los ojos y poner un freno a lo que te este aumentando la ansiedad.

Cosas tan simples como las que te acabo de mencionar te van ayudar a que te calmes para volver a tus tareas con tranquilidad y más lucidez. También pon en práctica el conectarte con otras personas. Por ejemplo, cuando te encuentres con una persona conocida en la calle mírala a sus ojos y conéctate con ella por ese momento. Si te toca responder hazlo con serenidad y pensando tus respuestas.

Di SI cuando lo creas conveniente o di NO si así lo crees. Y si no tienes certeza en ese momento de cual es la mejor respuesta, con una frase como por ejemplo –“déjame que lo piense y luego te contesto”- también sirve. Hoy en día se toma de forma natural el que alguien no cumpla con su palabra cuando ha dicho que “si” a algo que se acordó.

Tristemente se ha instalado que la palabra ya no es tan fuerte por estos días y muchos esperan que el otro no cumpla. Y tal vez “el otro”, no tiene idea que no esta cumpliendo porque se olvido o porque no puso atención al momento de responder por estar en el ojo del tornado del sistema de la inmediatez.

Conéctate nuevamente contigo y “stay cool”. El estar bien es mucho más sencillo de lo que crees. Recuerda #CuandoSeQuiereSePuede

Leonardo-Tusam@tusam
@propersalud