184 Views |  Like

Sexagenaria artista inglesa reivindica a las mujeres mayores en obra teatral.

Por Alejandro Prieto. Montevideo, 26 may (Efe).- La multifacética artista británica Liz Aggiss buscará despertar risas, sensaciones y reflexiones ante una audiencia uruguaya por primera vez con una obra feminista que tiene como trasfondo reivindicar la presencia de las mujeres mayores sobre el escenario.

En una entrevista con Efe, Aggiss, que presentará hoy y mañana en el Teatro Solís de Montevideo su pieza teatral “Slap and Tickle”, expresó que la obra, escrita, actuada y dirigida por ella misma, surgió de una inquietud sobre el lenguaje y su uso para “reprimir” a las mujeres.

“Hay un problema de género con el lenguaje (…), las palabras se han lanzado sobre las mujeres de una forma que es bastante despectiva y (la obra) era una forma interesante de mirar hacia atrás, a mi niñez; ver cómo recibí el lenguaje siendo niña y mirarlo en relación conmigo misma ya como una mujer mayor”, explicó.

En ese sentido, si bien apuntó que la obra es “para todo el mundo” y tiene partes autobiográficas que reflejan su personalidad, la artista de 65 años destacó que es un trabajo “muy empoderador” para las mujeres, ya que reivindica los cuerpos mayores y muestra que se puede seguir actuando a una avanzada edad.

“Para las mujeres es particularmente empoderador ver a una mujer mayor como yo en el escenario porque usualmente vemos a jóvenes o niñas; no estamos acostumbrados a ver un tipo de cuerpo anciano”, puntualizó Aggiss.

“Muchas mujeres en la audiencia lo encuentran muy empoderador, pero no solo las que son mayores sino también las jóvenes, que están muy interesadas en ver que sus vidas no tienen que convertirse en otra cosa a una cierta edad”, añadió.

De esa forma, la artista recalcó la importancia de que, pese a su edad, pretenda seguir actuando y bailando en los escenarios teatrales, ya que cree que el teatro, así como las películas de Hollywood, “no debería ser un ámbito de dominio de las personas jóvenes”.

“Hay muchos problemas en Hollywood en torno a que no hay papeles para mujeres mayores y sobre el escenario (en teatro) eso también pasa, nos acostumbramos a ver a un determinado tipo de persona y un determinado tipo de cuerpo, así que yo no pararé a menos que deba hacerlo, o sea, en la muerte”, enfatizó.

En cuanto a la forma en que Slap and Tickle hace alusión a estos temas, Aggiss explicó que la pieza, que cuenta con tres actos, además de actuaciones de danza y una forma especial de “cantar hablando”, tiene una fuerte presencia de texto, preguntas retóricas e incluso tabúes sexuales.

“La primera parte realmente mira hacia atrás en términos de juventud y niñez, la parte media tiene mucho más que ver con la adultez de la mujer y la tercera es más sobre darme a mí misma el permiso de hacer cosas sin preocuparme por los riesgos. Suelto todos los problemas de los tabúes sexuales y las mujeres mayores”, indicó.

Asimismo, a través de dos “interludios especiales”, la artista busca hacer participar a la audiencia mientras se cambia de vestuario, algo que “es distinto” con cada nueva audiencia y que hace de la obra un espectáculo que considera “muy divertido” de hacer.

En esa línea Aggiss, que comenzó su carrera a los 28 años actuando en bares con bandas de punk y a lo largo de los años ha hecho giras con sus obras por Reino Unido y Europa, así como en las ciudades latinoamericanas Buenos Aires y Sao Paulo (Brasil), manifestó que siente “curiosidad” por ver las reacciones del público en Uruguay.

“Estoy interesada en ver cómo la audiencia de aquí responde porque en Inglaterra son muy ruidosos cuando la ven. La gente grita, a veces se une, y es una obra muy vivaz, graciosa y visual así que veremos, estoy curiosa”, concluyó entre risas la artista.

Además de crear y protagonizar obras de teatro como Slap and Tickle, ganadora del Total Theatre Award en el Festival de Edinburgo en 2017, y “The English Channel”, en sus 40 años de carrera Aggiss trabajó en televisión para niños y películas de la BBC y el Channel 4 inglés.

La artista, que es considerada “inconformista, desafiante y anárquica”, recibió los galardones Bonnie Bird Choreography Award en 1994 y Arts Council Dance Fellowship en 2003, y es, además, profesora emérita de actuación visual en la Universidad de Brighton.