127 Views |  Like

Joao Doria. Temer no tiene un “cheque en blanco”.

Sao Paulo, 6 jul.- El alcalde de Sao Paulo, Joao Doria, potencial candidato a las presidenciales de 2018, afirmó, en una entrevista con Efe, que en Brasil urge una renovación política y opinó que los escándalos que cercan al mandatario Michel Temer impiden “darle un cheque en blanco”.

Doria, que gobierna la mayor ciudad de Suramérica desde hace seis meses, cargó también contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por su “deshonestidad” y llegó a afirmar que “Lula tiene la mentira como principio de vida”.

Exitoso empresario y presentador de televisión, Doria, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), saltó al escenario de la política en octubre, cuando ganó la alcaldía de Sao Paulo en primera vuelta con un 53 % de los votos y un discurso de “buen gestor”.

Su nombre comenzó a sonar en las quinielas para las elecciones presidenciales de 2018, pero el alcalde, de 59 años, prefirió no pronunciarse abiertamente sobre una eventual candidatura, aunque recalcó que “las caras y los discursos nuevos” tendrán “más oportunidades” en un Brasil sumergido en escándalos de corrupción.

“De 2016 hasta ahora, la situación sólo ha empeorado, el contexto político ha empeorado, la imagen de los políticos ha empeorado, la visión de la política ha empeorado. A mi modo de ver, serán discursos nuevos, rostros nuevos y figuras nuevas que disputarán las elecciones para el Ejecutivo (…) los que tendrán más oportunidades que los políticos tradicionales”, afirmó Doria.

 

doria2
En la vitrina de políticos tradicionales el alcalde situó a uno de sus máximos rivales, el expresidente Lula, envuelto en cinco causas por corrupción pero aún líder en las encuestas políticas.

“No me gusta el expresidente Lula, lo he dejado claro. Soy diferente. Lo que él piensa, yo no pienso; lo que él hace, yo no hago; lo que él pretende para Brasil, yo pretendo exactamente lo contrario (…) A él le gusta la deshonestidad y a mí la honestidad y la transparencia”, aseguró en la entrevista con Efe.

Ahijado político del gobernador de Sao Paulo y eventual candidato presidencial del PSDB, Geraldo Alckmin, Doria le ha manifestado su lealtad pero admitió que en la “política cada día es un nuevo día” y no niega una eventual postulación para 2018.

“Más adelante vamos a tener que revisar constantemente esas posiciones y determinaciones en el plano político”, explicó Doria en su despacho de la alcaldía, donde guarda una obra de Romero Britto y un recorte de periódico que recuerda su aplastante victoria electoral.

Es el mismo planteamiento que mantiene al hablar sobre una eventual salida del PSDB del Ejecutivo de Michel Temer, acorralado por una denuncia de corrupción pasiva y una investigación por obstrucción a la Justicia y asociación ilícita.

doria
En tiempos de ojeriza política, Doria admitió que permanecer en un Gobierno de bajísima popularidad puede generar un “desgaste” y un “riesgo” para el PSDB, pero precisó que la formación tiene el deber de “garantizar la gobernabilidad de Brasil” y el crecimiento económico.

“Si el PSDB deja el Gobierno puede haber una vibración en el campo político que afecta a la economía. Si eso ocurre, no vamos a tener ningún crecimiento y el desempleo va a aumentar”, señaló.

Pero precisó: “Uno no puede dar un cheque en blanco. No puede ser un aval hasta diciembre de 2018. El PSDB debe hacer esos análisis todos los días. Mientras haya gobernabilidad y no haya hechos más graves de que aquellos que ya existieron, tal vez ser preserve esa circunstancia”.

Doria aclaró que si surgen nuevas denuncias de corrupción contra Temer “tal vez el PSDB no pueda permanecer en el Gobierno”, pero “tiene que garantizar la gobernabilidad” aunque los ministros del partido salgan del Ejecutivo.

“Es un gran juego, un ajedrez que se acompaña a cada movimiento y cada día”, añadió.


El alcalde de Sao Paulo también se refirió al senador y excandidato presidencial Aecio Neves, quien recientemente dejó la presidencia del PSDB tras verse salpicado por un escándalo de corrupción, para opinar que debe continuar apartado del liderazgo del partido y dedicar más tiempo a la defensa de “ese largo y penoso proceso”.