La 67 edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, tuvo este jueves su segunda jornada en Ifema, donde la moda, además de vestir, recreó una constelación de modelos con paisajes lunares, prendas con toques futuristas y varios contrastes. La fiesta de la moda se extiende hasta el 29 de enero, y pretende cerrar con una pasarela por la que hayan pasado 48 nuevas colecciones.

Los diseños esplendorosos del diseñador Jorge Álvarez fue uno de los más aplaudidos de la segunda jornada, con una puesta en escena teñida de rosas, azules y púpuras. Y es que si el año pasado su colección se lució en un jardín francés, este año su propuesta para el otoño-invierno del 2018 se basó en la serie Dinastía, el hall de un gran hotel, donde los invitados se sentaron en centro y fueron parte del espectáculo. Sus diseños, se hilaron como una oda a la mujer poderosa, pero sobre todo, elegante. Algo que valoran las fieles seguidoras del diseñador coruñés.