Manuel García dice ser cada vez más tranquilo. Ya no sale casi de fiesta, así que se inspira más el día, la tarde. Se ha ido a vivir al campo, a Toledo. La base de esta nueva colección la encontró, de nuevo, en su pueblo, en sus fiestas de Semana Santa. Una clara demostración de ellos son los cinturones de cuerda de los estilismos, que recuerdan a los de los penitentes, pero colocados más caídos, al estilo skater, más juvenil.

Cashmere, lana, merinos, sedas, son algunas de las texturas utilizadas en su colección.

Para la puesta en escena, Manuel García ha contado con el “cantaor” Miguel Tena. “En todas las presentaciones queremos que la música sea realizada para nosotros. Nada de música enlatada. Hace unas ediciones tuvieron a Cintia Lund, que ahora está triunfando.