376 Views |  Like

ENCIENDE TU ALEGRÍA.

Por TUSAM. Nuestro mayor hipnotizador es el medio ambiente que nos rodea. No somos los mismos cuando presenciamos y alentamos el juego de nuestro equipo preferido, que cuando estamos en una situación formal. Lo que nos rodea nos condiciona en todas las formas. Ya sea por un momento determinado o en nuestra vida en general. Pero así como nuestro alrededor nos afecta, nosotros podemos hacer lo mismo con nuestro afuera y así modificar la manera que se relacionan nuestro ser con el entorno.

Hay una frase muy conocida que se puede reformular: “dime dónde y con quién estás y te diré cómo te sientes”. Si intervienes tu mente y prestas atención qué energía tienen las personas que te rodean podrás tener el control y encender tu alegría.

Si estás con muchas personas pesimistas es muy probable que veas pocas soluciones a tus problemas o que directamente desaparezcan de tu vista porque tu ánimo y tú energía pueden llegar a decaer hasta el punto de que te rindas. En cambio, si te rodeas de un mayor número de personas positivas y pujantes, tu ánimo cambiará por completo.

Con esto no te estoy sugiriendo que elijas a tu entorno dependiendo su estado de ánimo, sino que así como te entregas a tu gente para apoyarlos y escucharlos, también hazlo contigo y trata de compensar para no quedarte en una larga meseta negativa. Si a esto le agregas simples rutinas que potencien tu mente, el promedio te dará positivo.  Al acostarte y al despertarte trae a tu mente un recuerdo alegre. No sólo con el ejercicio físico se puede estimular a la endorfina (la droga de la felicidad) también se ve potenciada cuando te vacías de pensamientos y recuerdos negativos. Además tu organismo se sentirá mejor.

Cuando traes un recuerdo y lo haces de forma intensa, tu mente y tu cuerpo lo viven como si estuviera sucediendo en tiempo real. Es por eso que si lo que traes a tu mente es un lindo pensamiento, te armonizarás positivamente. Trata de no quejarte en exceso y de no lamentarte demasiado por lo que no fue o por lo que no haz echo. Tener esa actitud es doblemente malo; se convierte en una carga para ti y en una carga para quienes te rodean.

Eso te convierte en alguien a quien evitar. Con muy poco vas a poder hacer que ese “ida y vuelta” entre tu ser y tu entorno te afecte de buena manera y así traerás la alegría a tus días. Se sabe que para quienes sus problemas se convirtieron en una sólida muralla que no les permite ver más allá, estas rutinas pueden parecer poco efectivas. Pero esto sucede porque estas personas están inundadas por la negatividad.

La clave está en comenzar. Si estas rutinas se van incorporando de a poco a la vida cotidiana se puede salir de la sombra y estar a plena luz donde todo se ve mejor. Esto no quiere decir que vivirás en una felicidad constante, sino que tendrás la fuerza y la visión para salir de los momentos oscuros y que la alegría termine ganando.

Sólo pruébalo y constátalo. El sentirte bien es mucho más sencillo de lo que crees. Recuerda #CuandoSeQuiereSePuede

Leonardo-Tusam@tusam
@propersalud