142 Views |  Like

EL HUMO DE TERCERA MANO.

Por TUSAM.  Si bien las cifras de muertes que provoca el fumar anualmente varía dependiendo el informe, 7 millones es el número que la mayoría de los estudios coincide. Este número también incluye las muertes por el humo de segunda mano.

Los fumadores pasivos se enferman y algunos de ellos mueren por compartir con fumadores grandes períodos de tiempo en espacios como por ejemplo bares, discos, casinos, restaurantes y estos terminan respirando el humo de esos cigarrillos mezclado con el humo aspirado y exhalado por los consumidores. Este número también difiere dependiendo quien realice el censo, pero se estima que alrededor de 1 millón de personas pierden la vida anualmente por el humo de segunda mano.

Pero el peligro no termina ahí.  Además de ser mortal para los fumadores adictos a la nicotina y para los fumadores pasivos que terminan respirando el humo de segunda mano del primer grupo, el hilo de riesgo y nocividad llega hasta lo que se denominó como humo de tercera mano. Investigadores de la universidad de Berkley (Estados Unidos) descubrieron que la nicotina del humo cuando interactúa con el ácido nitroso de la atmósfera forma algo que llamaron nitrosaminas.

Esto con el tiempo se acumula en varias superficies como las de los muebles, queda impregnada en la tapicería, en la ropa y hasta en el cabello y en la piel de los que están expuestos a la nicotina (fumadores y fumadores pasivos) y así se termina contaminando ambientes que se supone son libres de humo. Si bien la nocividad es baja, la exposición acumulada con el tiempo puede enfermar y hasta matar a las personas.

Esas partículas de nitrosaminas impregnadas en las superficies pueden volver al aire y así provocar todo tipo problemas en la salud como por ejemplo cáncer, asma, también enfermedades cardiovasculares, pulmonares, cerebrovasculares (stroke) entre tantas otras. Los principales afectados por el humo de tercera mano son los infantes, ya que pueden tocar o chupar superficies que estuvieron expuestas a la nicotina como por ejemplo juguetes, la piel de sus padres o su propia mano después de haber tocado el piso, pared o un mueble que estuvieron expuestos a la nicotina.

Los niños que tienen contacto con el humo de tercera mano corren riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita, desarrollar asma o si ya la padecen que aumente los síntomas.

Por eso, si fumas y te piden que fumes fuera o que directamente no lo hagas, entiende que te lo piden por todas las consecuencias que tienen las personas por estar en contacto con el humo directamente y con los espacios que han sido expuestos a la nicotina.

El sentirte bien es mucho más sencillo de lo que crees. Recuerda #CuandoSeQuiereSePuede

Leonardo-Tusam@tusam
@propersalud