460 Views |  Like

El emblemático Palacio Barolo rinde homenaje a Carlos Gardel en el «Salón 1923», con un show de tango de Cristian Palacios.

Los jueves, a las 19,30 horas, en el distinguido bar del piso 16, del emblemático edificio de la Avenida de Mayo 1370, en Capital Federal, el conocido locutor, conductor y cantante realiza un concierto de tango. Durante una hora y a casi a 100 metros de altura, repasa las canciones más famosas del zorzal criollo.

El “Salón 1923”, del Palacio Barolo, rinde homenaje a Carlos Gardel. Lo hace todos los jueves, a las 19,30 horas, en el distinguido bar del piso 16, con un show de tango de Cristian Palacios.

A largo de una hora, el conocido locutor, conductor y cantante repasa las canciones más famosas de uno de los personajes más emblemáticos del tango. “No es una imitación de Gardel la que realizo cada jueves, sino un sentido homenaje a quien considero el mejor interprete y difusor del tango canción”, afirma Palacios.

En cada presentación, con atuendo de tanguero y zapatos similares a los usados por Gardel, que mandó a hacer a un diseñador de calzado, el hombre que a los 15 años ganó el concurso del recordado programa “La Noche con amigos”, también canta tangos conocidos de otros compositores y “me permito contar algunas sabrosas anécdotas del zorzal criollo”, asegura.

Orgulloso de ser parte del programa de actividades culturales del Salón 1923, Palacios destaca que “el Palacio Barolo reúne ese toque de distinción e historia que confluyen perfectamente con el espíritu de este homenaje a Gardel”.

Para el autor del disco Arremetí, “Carlos Gardel ha sido el primer cantor que escuché desde niño. Mi padre coleccionaba victrolas y discos de Gardel. En Córdoba, la provincia en donde nací, arranco este amor por la excelencia en su interpretación que me llevó a estudiar canto y seguir haciéndolo. De él aprendí el respeto por el género. Su don de bonhomía, contada por sus biógrafos y su enorme profesionalidad”.

Para hacer reservas, comunicarse al teléfono 11.5656.9859 o enviar un correo a reservas@salon1923.com

2019-07-17_1553

SOBRE EL “SALÓN 1923”

El “Salón 1923” debe su nombre a la fecha de inauguración del Palacio Barolo y abrió sus puertas al público el 18 de enero del 2019, exactamente a cien años de comenzar su construcción el edificio, en 1919. El rooftop se encuentra ubicado en el Piso 16, en el denominado Paraíso del Barolo.

Se accede por ascensor hasta el piso 14 y luego dos pisos por escaleras. Al haber sido declarado Monumento Histórico Nacional en 1997 no permite refacciones inclusivas como rampas o ascensores auxiliares de moderna construcción, preservándose intacta desde el mencionado año su estructura original.

El Salón del Bar está ambientado en estilo años  ́20. A nivel estructural, sus ventanas circulares continúan el lineamiento de todo el edificio con respecto a los cálculos de la sección aurea y ofrecen un matiz marítimo también, dado que las aberturas de la parte trasera del Palacio Barolo se asemejan en sus planos a un barco y estas ventanas formarían parte del mismo.

En el aspecto decorativo se prestó especial atención a la instalación de gran barra de mármol blanco de diseño antiguo que acompañan en estilo las mesas circulares, en mismo material, ubicadas en todo el salón con capacidad para 25 personas sentadas, dentro del Bar. Todo el salón ofrece un delicado trabajo de diseño integrado en maderas que le dan el toque justo de ambientación histórica. El personal de servicio posee un uniforme de camisa blanca, pantalón negro, tiradores y sombreros para completar la ambientación de la década del  ́20.

Posee una sala vip, con pintorescos ventanales rectangulares, que se elevan perpendicularmente del piso hacia el cielo raso coronado por una araña antigua. Este espacio es símil a una pequeña cúpula en mismo nivel que el salón, tiene vista a la terraza desde su interior y capacidad para 6 personas sentadas en derredor a una mesa de madera con sillas finamente tapizadas. Su puerta ligeramente curva como todo en esta estructura circular, ofrece privacidad para reuniones y encuentros profesionales.

La terraza ofrece vistas privilegiadas al microcentro porteño, inmersa además en la estructura del Palacio Barolo lo cual le aporta un sello de distinción por su imponente estructura, reconocible ícono de la ciudad de Buenos Aires. Tanto la música de los shows en vivo como la funcional que se escucha en el interior del Bar, se prolongan en la terraza gracias al equipamiento en sonido que tiene instalado el rooftop lo que permite que el público se desplace y frecuente las “barras” de la terraza duplicando así la capacidad de invitados cuando es necesario.

En la carta de Salón 1923 se puede apreciar una preponderancia de las llamadas Tapas: sándwiches gourmet (de pollo con curry, bondiola braseada tres horas, u opciones vegetarianas) Tabla de finos quesos y fiambres, platos de estilo italiano como la Burrata y Ensaladas (una de ellas Vegana, para satisfacer todos los gustos) entre otras delicias.

En los desayunos, que se denominan Prima Colazione, en honor al origen italiano del edificio, se puede encontrar tanto el café cortado con leche y las clásicas medialunas hasta huevos revueltos con panceta, además de opciones de platos frutales. Estos desayunos también pueden transformarse y adaptarse para ser Apto Celíacos. En tanto que, en las meriendas se ha incorporado recientemente los churros rellenos con dulce de leche bañados con chocolate, y en breve saldrán a la venta los muffins rellenos.

El Salón 1923 posee un talentoso equipo de bartenders que se desempeñan de miércoles a domingo, de 18 horas al cierre del bar.