568 Views |  Like

EL EMBLEMATICO PALACIO BAROLO CUMPLE 96 AÑOS DE VIDA.

Lo celebrará este viernes 12 de julio, a las 19 horas, en el hall de planta baja de Avenida de Mayo 1370 en Buenos Aires, mediante un concierto de la famosa pianista argentina Martha Noguera, con entrada libre y gratuita. El edificio de 100 metros de altura, que se inauguró en 1923 y fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1997, es un imán para los turistas de todo el mundo.

Este viernes 12 de julio, el emblemático Palacio Barolo cumple 96 años de vida y lo celebrará con un concierto a cargo de la extraordinaria pianista argentina Martha Noguera. Será a las 19 horas, en el hall de planta baja, de Avenida de Mayo 1370, con entrada libre y gratuita.

La celebración del nuevo aniversario del Monumento Histórico Nacional desde 1997 e imán para los turistas de todo el mundo, se realiza en el marco de la semana del cumpleaños N° 125 de la Avenida de Mayo. En ese contexto, Noguera, fundadora y directora artística de la Fundación Chopiniana de Argentina y Personalidad Destacada de la Cultura en la Ciudad de Buenos Aires, ejecutará obras de importantes autores.

Cabe destacar que los creadores del Palacio Barolo fueron el arquitecto Mario Palanti y el empresario Luis Barolo, ambos de origen italiano, quienes sentían profunda adoración por la figura del Dante Alighieri y construyeron en su homenaje un edificio pleno de analogías a la Divina Comedia, y tan imponente, como para transformarse en el destino final de las cenizas del escritor italiano, sueño que nunca se pudo concretar.

El edificio se inauguró en 1923, fue una gran innovación por el uso artístico del hormigón armado dentro de un peculiar estilo ecléctico, una mezcla de estilo neorrománico y neogótico. La cúpula, en cambio, posee el estilo hindú de la región de Bhubaneshwar, similar a los templos del amor, y representa la unión tántrica entre Dante y Beatrice.

Fachada Palacio Barolo

Palacio Barolo es un referente de la arquitectura esotérica latinoamericana y en toda su estructura se advierten múltiples significados y referencias directas a la gran obra del Dante. Está emplazado en Av. de Mayo al 1300 como el año de nacimiento del autor. Tiene 100 metros de altura, como 100 son los cantos de la Divina Comedia y al igual que las estrofas de los versos, 22 son sus pisos. Está conceptualmente dividido en Infierno, Purgatorio y Paraíso, coronado por un Faro que simboliza la figura de Dios.

La planta baja y los dos subsuelos representan el Infierno; el Purgatorio se desarrolla desde el piso 1 al 14 y cada dos pisos se representa uno de los siete pecados capitales.  El Paraíso se ubica en la torre del edificio, desde el piso 14 al 22. Tiene 8 pisos, por los ocho cuerpos celestes del sistema solar del Dante: Luna, Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter, Saturno y las Estrellas.  El círculo se asocia a la perfección y el edificio está repleto de formas curvas que cumplen con la relación pitagórica que determina el número Pi (3,14); dicha relación se da en la división original del acceso mediante los ascensores: 22 pisos, dividido por 7 ascensores, da exactamente 3,14.

Palanti había previsto que, de lograr traer los restos del Dante, éstos descansarían bajo la bóveda central, en la planta baja del Pasaje Barolo y para esto creó una estatua de bronce de 1,50 metros de altura que representaba el espíritu del poeta apoyado sobre un cóndor que lo llevaba al Paraíso. Pero la estatua fue robada al arribar el barco que la trajo de Italia, en los años  ́20 y actualmente una réplica ocupa su lugar. Ésta fue generosamente donada en el año 2010 y realizada, en su momento, por una octogenaria artista plástica descendiente de las primeras familias que habitaron el edificio.  Se llega al mirador mediante una escalera caracol cada vez más estrecha. Subirlas tiene su recompensa, se disfruta las diferentes vistas panorámicas de la ciudad de Buenos Aires, en cada uno de los balcones que rodean los 360 grados del mirador.  El faro, ubicado en el último nivel del Paraíso, representa a los Nueve Coros Angelicales y sobre él se alinea la constelación de la Cruz del Sur con el eje del Palacio Barolo en los primeros días de junio.

FARO del Palacio Barolo - Archivo

A su vez, Palanti proyectó enmarcar lumínicamente el acceso a la desembocadura del Río de la Plata, cuales colosos de rodas o faros de Alejandría, como bienvenida a los visitantes extranjeros que llegaban en barco desde el Atlántico, y es por eso que construyó un edificio similar, llamado Palacio Salvo, ubicado del otro lado del río, en Montevideo, Uruguay. Tanto en el Barolo como en el Salvo se irguieron cúpulas robustas para soportar 300.000 bujías cada una, que en ocasiones especiales tuvieron además la posibilidad de dar mensajes a la sociedad con sus luces.

Durante varias décadas, estas luminarias dejaron de funcionar debido a la falta de mantenimiento. En la actualidad, cada edificio tiene su Faro remodelado. En el Palacio Salvo, se destaca desde el 2017 una moderna estructura lumínica, premiada por la Bienal de Venecia, por su aporte artístico al patrimonio de la ciudad uruguaya. Por otro lado, el Palacio Barolo fue declarado en el 2010 el Faro del Bicentenario, en homenaje del 200 aniversario de su conformación patria. En el Faro del Barolo se generó un fuerte trabajo de remodelación respetando los lineamientos de su estética original y reemplazando sus miles de bujías por una poderosa lámpara que prende su haz de luz 6 días a la semana, y gira por breves minutos, en horarios precisos.

SOBRE LAS VISITAS GUIADAS

De lunes a sábado, exceptuando los martes, Palacio Barolo Tours ofrece interesantes visitas guiadas que narran la historia de este edificio ofreciendo múltiples variantes para vivenciar la Experiencia Palacio Barolo:

Visitas guiadas diurnas que culminan con una limonada en el rooftop del Barolo admirando la vista de la ciudad desde su terraza en el piso 16 y su Bar ambientado como en la década del ́20.

Tours temáticos como las guiadas en homenaje a Borges, gran admirador de la Divina Comedia, que fueron generadas junto a su viuda, la Sra. María Kodama, a través de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges.

Tours fotográficos, donde una vez al mes, se nuclean tanto entusiastas amateurs como profesionales de este arte de la imagen para recorrer el edificio inmortalizando sus formas, texturas y figuras.

Visitas guiadas nocturnas, las extraordinary nights, un acercamiento a la mística de este emblemático edificio en su horario más misterioso, dado que funcionan exclusivamente oficinas y entonces al terminar la jornada laboral el silencio es protagonista del Palacio, y es entonces cuando “un Dante” sorprende gratamente a los turistas en los pasillos recitando poemas, y según el día de la semana, se puede disfrutar de las melodías de una violinista en el Mirador del edificio, un concierto de violonchelo o una pareja de bailarines de tango ofreciendo un show en la amplia oficina de época que dispone Palacio Barolo Tours para estas actividades grupales. Al final de estas visitas guiadas nocturnas se degusta además el vino tinto Palacio Barolo con un detalle gourmet.

Para más información, ingresar a la web https://palaciobarolotours.com.ar/ o en https://www.instagram.com/palaciobarolotours/

Pasaje Barolo y Kiosco BaroloTours

SOBRE EL SALÓN 1923

El Salón 1923 debe su nombre a la fecha de inauguración del Palacio Barolo y abrió sus puertas al público el 18 de enero del 2019, exactamente a cien años de comenzar su construcción el edificio, en 1919. El rooftop se encuentra ubicado en el Piso 16, en el denominado Paraíso del Barolo.

Se accede por ascensor hasta el piso 14 y luego dos pisos por escaleras. Al haber sido declarado Monumento Histórico Nacional en 1997 no permite refacciones inclusivas como rampas o ascensores auxiliares de moderna construcción, preservándose intacta desde el mencionado año su estructura original.

El Salón del Bar está ambientado en estilo años  ́20. A nivel estructural, sus ventanas circulares continúan el lineamiento de todo el edificio con respecto a los cálculos de la sección aurea y ofrecen un matiz marítimo también, dado que las aberturas de la parte trasera del Palacio Barolo se asemejan en sus planos a un barco y estas ventanas formarían parte del mismo.

En el aspecto decorativo se prestó especial atención a la instalación de gran barra de mármol blanco de diseño antiguo que acompañan en estilo las mesas circulares, en mismo material, ubicadas en todo el salón con capacidad para 25 personas sentadas, dentro del Bar. Todo el salón ofrece un delicado trabajo de diseño integrado en maderas que le dan el toque justo de ambientación histórica. El personal de servicio posee un uniforme de camisa blanca, pantalón negro, tiradores y sombreros para completar la ambientación de la década del  ́20.

Vista desde Mirador

Posee una sala vip, con pintorescos ventanales rectangulares, que se elevan perpendicularmente del piso hacia el cielo raso coronado por una araña antigua. Este espacio es símil a una pequeña cúpula en mismo nivel que el salón, tiene vista a la terraza desde su interior y capacidad para 6 personas sentadas en derredor a una mesa de madera con sillas finamente tapizadas. Su puerta ligeramente curva como todo en esta estructura circular, ofrece privacidad para reuniones y encuentros profesionales.

La terraza ofrece vistas privilegiadas al microcentro porteño, inmersa además en la estructura del Palacio Barolo lo cual le aporta un sello de distinción por su imponente estructura, reconocible ícono de la ciudad de Buenos Aires. Tanto la música de los shows en vivo como la funcional que se escucha en el interior del Bar, se prolongan en la terraza gracias al equipamiento en sonido que tiene instalado el rooftop lo que permite que el público se desplace y frecuente las “barras” de la terraza duplicando así la capacidad de invitados cuando es necesario.

En la carta de Salón 1923 se puede apreciar una preponderancia de las llamadas Tapas: sándwiches gourmet (de pollo con curry, bondiola braseada tres horas, u opciones vegetarianas) Tabla de finos quesos y fiambres, platos de estilo italiano como la Burrata y Ensaladas (una de ellas Vegana, para satisfacer todos los gustos) entre otras delicias.

Palacio Barolo desde dron

En los desayunos, que denominamos Prima Colazione, en honor al origen italiano del edificio, se puede encontrar tanto el café cortado con leche y las clásicas medialunas hasta huevos revueltos con panceta, además de opciones de platos frutales. Estos desayunos también pueden transformarse y adaptarse para ser Apto Celíacos.  En las meriendas se ha incorporado recientemente los churros rellenos con dulce de leche bañados con chocolate, y en breve saldrán a la venta los muffins rellenos.

El Salón 1923 posee un talentoso equipo de bartenders que se desempeñan de miércoles a domingo, de 18 horas al cierre del bar. Ofrecen Aperitivos italianos, Negronis, Tragos porteños (como el Hesperidina Tónic, primera marca en registrarse en Argentina) Gin Tonics y Cocteles de Autor creados especialmente para nuestro Bar y temáticos al edificio: Ensayo Dantesco, Bella Beatrice, Amore Tántrico y Divina Comedia.

Además, se han proyectado actividades musicales para disfrutar el atardecer con espectáculos en vivo. Los miércoles, a las 19 horas, se presenta Corsu Jazz Trío, un instrumental jazzero de violonchelo, guitarra y saxo/trompeta según el invitado del momento. Los jueves, a las 19,30 son del Tango, con la voz de Cristian Palacios, que realiza un homenaje a Carlos Gardel, cantando las más famosas melodías del zorzal criollo. Por otro lado, los sábados, a las 9,30 horas, el Desanchelo (desayuno + violonchelo en vivo) permite durante una hora desconectarse del vértigo de la ciudad y otorgarle originalidad al preludio del fin de semana.