138 Views |  Like

CADA ORGANISMO ADELGAZA A SU MANERA.

Por TUSAM. Fueron muchos los profesionales que escribieron libros con “recetas mágicas”. Algunas han sido conocidas por los buenos resultados que han dado en muchas personas. Se podía ver (y aún hoy en día) como mucha gente corría de un lado para otro, detrás de una dieta que se pone de moda buscando los resultados tan deseados de bajar de peso.

Están los profesionales nutricionistas que dicen no tomar leche, otros dicen que sí se puede tomar, algunos aconsejan tomar líquido antes o al final de cada comida (no entre bocados), otros dicen que está bien comer un poco de carne roja otros nada, en fin, se puede encontrar muchas opiniones y consejos hasta totalmente opuestos uno del otro.

También se puede encontrar dietas con nombres imponentes y “prometedores” como por ejemplo “la dieta de la luna”, “la dieta frutal”, “la dieta verde”, “la dieta del agua”, por nombrar algunas. No nos olvidemos de los jugos, tés o mezclas milagrosas como por ejemplo el jugo y el té “verde”, el “detox”, el de “rosas”, y tantos otros que hoy en día se pusieron de moda sobre todo en las redes sociales (específicamente en Facebook y Tumbrl).

Ahora bien, que puedes hacer con toda esta información de fácil acceso y tan difundidas. Hoy en día cada vez más personas están consciente que al momento de querer bajar de peso, la idea no es cumplir una dieta sino lograr un hábito alimenticio sano. Y a esto le agregaría que además de sano, que sea saludable acorde a los gustos y al funcionamiento del cuerpo de cada uno.

Lo que primero te aconsejo es ir a un profesional nutricionista a que te haga una dieta personalizada. También te recomiendo que elijas bien a ese profesional, trata de empatar con alguien que se preocupe en meterse en tus hábitos, costumbres, actividades diarias y que te pida estudios clínicos completos, así con toda esa información pueda hacer una dieta que realmente se ajuste a ti.

De esta manera obtendrás una guía precisa de lo que te conviene según el funcionamiento de tu organismo combinado con tus gustos y actividad física. Una vez que tienes esta “guía” puedes ir incorporando los cambios gradualmente hasta que logres ese hábito. La mente en esto no es tema menor, por eso si agregas un método de control o reprogramación mental va a ser un buen soporte para tus ganas y empeño y así puedas ir cambiando tu hábito alimenticio sin dificultad.

Tampoco dejes de lado un punto importante. En algunas personas la comida se transforma en una adicción y las adicciones no vienen solas y a veces algunas vienen en reemplazo de otras. Por eso no descartes una consulta con un terapeuta psicológico.

No luches más con las dietas tratando de imponértelas a como dé lugar. Además de sufrir pueden ocasionar un efecto rebote y corres el riesgo de volver a comer igual o más que antes. Incorpora y abraza un hábito alimenticio a tu medida.

El sentirte y verte bien es posible y es mucho más sencillo de lo que crees, recuerda #CuandoSeQuiereSePuede

Leonardo-Tusam@tusam
@propersalud