87 Views |  Like

ARMONIZA TUS CUATRO CEREBROS Y SE FELIZ.

Por TUSAM. Hace unos años la comunidad científica tiene en estudio un segundo cerebro ubicado en el tracto intestinal. Quitando el cerebro que llevamos en la cabeza, este segundo es el más conocido de otros tres que poseemos. Luego tenemos un tercero llamado microbiota intestinal, formado por microbios y que se encuentra en el intestino. Y el cuarto y último (descubierto hasta ahora) es el que se encuentra en el interior de nuestro cráneo, también formado por microbios.

Hace muy poco se descubrió que estos dos últimos nos afectan directamente en lo mental y en lo físico. Vamos a ordenar esta información para entender cómo interactúan y cómo nos afectan.

El primer cerebro

está formado por 100 billones de neuronas y células gliales. Es el más complejo. Maneja todos los procesos fundamentales para nuestra vida.

El segundo cerebro

conformado también por neuronas (500 billones) está incrustado en el tracto digestivo, se comunican con el primer cerebro a través del sistema nervioso simpático y parasimpático. Se influyen entre sí. Algunos estudios científicos revelaron que ciertos procesos neurológicos y psicológicos que se creía que tenían su origen en el cerebro de la cabeza en realidad lo tenían en el segundo.

El tercer cerebro

compuesto por billones de microbios del intestino (microbiota intestinal), hasta hace poco se creía que sólo actuaba sobre la digestión y la síntesis de lo que ingerimos, pero además, al producir neurotransmisores, pueden afectar al primer y al segundo cerebro. Estos microbios logran influir en nuestro ánimo y comportamiento. Es por eso que debemos saber cómo manejarlos para que colaboren a nuestro bienestar. Y esta manipulación la logramos con alimentos probióticos (ej. yogurt natural, chocolate negro, aceitunas, etc.) y prebióticos (ej. alcachofas, ajo, cebolla, banana, etc.).

El cuarto cerebro

se a comenzado a estudiar hace muy pocos años y está conformado por microbios en el cráneo. Esto se presenta sólo en los humanos y primates. Se conecta sólo con el primer cerebro y lo hace por el sistema inmunitario. Si bien es muy reciente, los científicos están tratando de establecer si esta microbiota cerebral está ligada directamente con muchas enfermedades neurológicas como por ejemplo el Alzheimer, autismo y esquizofrenia entre otras.

Hay muchos factores que influyen en nuestro bienestar y a la vez, todos esos factores están interconectados con nosotros y en nosotros mismos (cuerpo y mente). Podemos contribuir a que nuestro cuerpo y nuestra mente se influyan entre sí para que estén armonizados y nuestro bienestar sea el mejor.

Esto lo consigues ayudando a que tu mente este tranquila, eligiendo alimentos sanos para comer y tratando de estar lo más en paz posible con tu medio ambiente. Por supuesto que no te sugiero a que te conviertas en un monje tibetano y te vayas a vivir a una cueva y que tus días sean una entrega a la meditación.

Te propongo que primero te informes y que luego pongas en práctica de forma progresiva, todo tipo de rutinas sanas para tu mente y para tu cuerpo.

Sabiendo que la sociedad actual que hemos conformado entre todos, la mayoría del tiempo nos devuelve violencia, de a poco y con perseverancia, es posible compatibilizar todas nuestras obligaciones con una vida más sana, armonizada y FELIZ.

El sentirte bien es mucho más sencillo de lo que crees. Recuerda #CuandoSeQuiereSePuede

Leonardo-Tusam@tusam
@propersalud